martes, 3 de abril de 2018

5. Conclusiones

Ante el ritmo acelerado de la sociedad actual, se intensifica la necesidad de reorientar la educación para incorporar a la población a procesos formativos durante toda la vida, y como tal adaptable, a las transformaciones socioeconómicas y a las innovaciones tecnológicas. Es aquí donde la educación no formal y los procesos formativos impulsados desde esta propuesta resultan de gran utilidad por su carácter flexible, amplio y de gran accesibilidad.

La educación no formal ofrece oportunidades educativas para todas las personas sin límites de tiempo ni espacio, orientadas a un diversificado mundo del conocimiento y destrezas útiles para la vida, además de mantener una dimensión humana de formación integral. Desde el Centro se realizan esfuerzos por mejorar la calidad educativa escolar, en este sentido, su oferta educativa puede servir de apoyo y/o complemento al sistema educativo formal y de nivelación, organización, capacitación, actualización, perfeccionamiento, tanto a la población escolarizada como a la no escolarizada.

El panorama de la educación no formal es diverso, existe un gran campo de acción y diversidad, en parte esta heterogeneidad se justifica por la relación directa con el sector productivo quien demanda nuevas competencias para responder a las nuevas tecnologías y para responder a los requerimientos individuales, profesionales, comunitarios y de la sociedad. En este sentido, las opciones de educación no formal representan una alternativa viable de atención a necesidades específicas, por lo tanto, deben considerarse dentro del marco global del universo educativo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario